domingo, julio 27

JOSÉ IGNACIO INSAUSTI: Director de Infancia de Guipuzcoa


Elogia el «ímprobo» trabajo que realizan los educadores y los técnicos que se ocupan de procurar la mejor atención a los menores que viven en pisos de acogida forales. Y a pesar de todos los obstáculos, el director de Infancia y Juventud se muestra optimista y recuerda que «sin la solidaridad guipuzcoana difícilmente vamos a poder mejorar» la situación de estos niños y adolescentes con episodios vitales tan duros. «Si el objetivo es tener una sociedad desarrollada, ¿cómo no vamos a trabajar con estos niños?», se pregunta, mientras recuerda que hacen falta familias de acogida para estos niños.
- ¿Está Gipuzkoa preparada para adaptarse al nuevo decreto sobre centros de menores?
- Venimos trabajando en esa línea y más o menos lo estamos aplicando, aunque hay aspectos que hay actualizar, como el ratio de educadores.
- Estos pisos deberán ubicarse en núcleos urbanos, donde tienen que sortear el rechazo vecinal.
- Es un handicap, pero apelo a la solidaridad guipuzcoana en general y a las instituciones en particular para que no se entorpezca el camino que posibilite los recursos necesarios para la atención adecuada a estas personas que viven situaciones muy difíciles, y que no lo vayamos a dificultar aún más con el rechazo social. Quiero creer que la sociedad guipuzcoana va a responder positivamente ante esta realidad.
- Una realidad que habla de cada vez más menores en situación de desprotección.
- Y no sólo de niños y adolescentes extranjeros, como se pueda pensar, sino que se están viviendo situaciones de menores guipuzcoanos que necesitan una vivienda y una intervención educativa específica que debe ofrecerle la Diputación. El problema con el que nos encontramos es que no es fácil, porque a la ciudadanía guipuzcoana le resulta muy duro que esos recursos puedan estar cerca de sus casas.
- Las cifras de menores, como la de los bebés, son llamativas.
- Pueden parecer incluso alarmantes, pero las miro con sentido positivo, porque no significa que antes no existieran esos casos, sino que no había suficiente sensibilización para ponerlo en conocimiento de las instituciones competentes. A este nivel, bienvenido sea que salgan a la luz todas estas situaciones tan duras, de menores sometidos a maltrato físico, psicológico, abuso sexual... Que esto aflore es positivo, porque lo que hoy no hagamos con estos niños, mañana va a ser tarde. Hay que tener en cuenta el perjuicio que puede causar en el futuro la no intervención, y va a ser la propia sociedad la que nos demande adoptar medidas cuando ahora estamos teniendo dificultades para poder posibilitar esos recursos de viviendas para atender a estos niños. Y en esto no diferencio entre niños autóctonos y extranjeros, porque al final estamos hablando de un colectivo que ha pasado por situaciones durísimas.
- Algunos de estos chicos han provocado serios incidentes.
- Entiendo que pueda haber una preocupación y que se generen inquietudes, porque quién más quien menos tiene hijos y sobrinos, pero pongámonos en el papel de todos estos menores. Cierto es que algunos generan problemas. Pero pregunto lo siguiente: si nosotros, los adultos, pasáramos por la mitad de lo que han pasado ellos, ¿cómo estaríamos? A nosotros nos corresponde dar la protección necesaria para que estos menores tengan el día de mañana un proyecto de vida adecuado. Es una tarea difícil y a la vez gratificante, porque conocemos las situaciones conflictivas y desgraciadamente eso es lo que trasciende, pero son muchos los casos de menores que han estado bajo nuestra tutela y hoy en día tienen un proyecto de vida encauzado.
- El último incidente se registró en una pensión de Lazkao. El decreto del Gobierno Vasco prohibe específicamente este tipo de alojamiento.
- Es la pescadilla que se muerde la cola. Desde el momento en que se me presenta un caso de urgencia con menores autóctonos o extranjeros les tengo que dar un cobijo y no estoy dispuesto a tenerlos hacinados y durmiendo en colchones en el suelo en los centros de acogida. Creo que ningún padre querría eso para sus hijos. Por eso estamos ampliando la red de viviendas.
- ¿Cuál es la relación de la Diputación con los ayuntamientos en los que se ubican estos pisos?
- Nos vamos poniendo en contacto con los ayuntamientos, con el alcalde, con el resto de grupos políticos e incluso con los vecinos, con los que me he reunido fundamentalmente para recibir quejas, pero al final estoy seguro de que la cordura y la solidaridad prevalecerán. Tengo intención de solicitar una reunión con Eudel para que podamos tener una relación estrecha y fluida, porque el sistema de protección requiere una coordinación interinstitucional para ofrecer protección y programas educativos, sanitarios... a estos menores. Espero que seamos capaces de crear una mesa de trabajo entre Eudel y la Diputación.
Fuente: Diario vasco.com

1 comentario:

byron miguez dijo...

Hola,soy una madre de un menor con problemas de conducta.Desde hace unos seis años ha danzado por diversos centros.Mi valoración al respecto no es tan optimista.
El mayor problema con el que se encuentran los menores en éstos centros es que no existe una metodología unificada para todos los centros, y creo que es una base que puede y debe mejorarse.
Por otro lado está la discriminación hacia éstos menores empezando por los colegios de guipuzcoa, que la única herramienta con la que cuentan es la expulsión sistemática y el rechazo tanto de profesores como de alumnos.
Agradecería por parte de la sociedad una segunda oportunidad a la que todos tenemos derecho, y un control organizado para que cuenten con un futuro normalizado.
Agradecer desde aquí, a todas las personas que aman su trabajo e invitar a quienes pasan el rato a buscarse otro.

La Procuradora exige a Asturias que mejore la atencion a los menores



Asturias carece de un modelo concreto de atención a los menores no acompañados que residen en centros de acogida. Así de claro lo dice María Antonia Fernández Felgueroso, Procuradora General de Asturias, en su informe sobre la situación de este colectivo presentado ayer en la Junta General del Principado.

El avance de la investigación recomienda a la Consejería de Bienestar Social que acometa una serie de medidas para mejorar la situación de los menores alojados. Reclama primero que establezca un análisis de situación, de las demandas y de las previsiones del fenómeno. Solicita también un estudio de los recursos y medios disponibles y, en su caso, de los que serían necesarios.

El informe de la procuradora insta también a la Administración del Principado a articular los mecanismos de coordinación entre Bienestar Social, Educación y Salud para lograr una atención integral de los menores. Lo que siguen son las principales recomendaciones de la procuradora.

ACCION PROTECTORA

Reducir las demoras en las distintas fases.

La procuradora recomienda específicamente agilizar las distintas fases del proceso de protección de estos menores. Así, reclama a la Administración que facilite la atención inmediata, acogimiento incluido, de estos adolescentes aunque se tengan dudas sobre su minoría de edad.

Solicita también que se cumpla la limitación temporal de 45 días que fija la ley para la estancia de los menores en la unidad de primera acogida.

El trabajo conocido ayer insta a la Administración a asumir la tutela del menores de forma inmediata para evitar que, durante la fase de estudio sobre las circunstancias del afectado, el adolescente quede privado o aminorado en sus derechos.

Las posibles repatriaciones, la procuradora es clara y afirma que la oportunidad de retorno sólo deberá ser apreciada cuando existan garantías en el interés superior del menor.

Asimismo, el informe solicita a la Administración que documente al menor y tramite su residencia con la mayor agilidad posible y sin esperar a los nueve meses previstos en la ley.

Sería aconsejable, dice el informe, la elaboración y entrega a los menores de un documento provisional que les permita realizar las gestiones de la vida diaria. Fernández Felgueroso solicita también, que culminada la estancia del menor en la unidad de primera acogida, la Administración, previa audiencia con el afectado, dicte una resolución expresa y motivada sobre la mejor medida de protección aplicable.

Preparar a los menores para su inserción laboral

Por ello resulta imprescindible, según la procuradora, la adopción de programas específicos de inmersión lingüística.

Fernández Felgueroso recomienda acompañar la inmersión lingüísticas de acciones formativas que preparan a los menores para el empleo.

La Administración debe garantizar también que los menores sean informados plenamente y en un idioma, que entiendan las pruebas y revisiones médicas que se les practiquen y los posibles tratamientos.

El informe de la oficina de la procuradora subraya que el consumo de sustancias tóxicas es residual y solicita una mayor atención por parte del sistema sanitario para esta problemática.

Informe

Copyleft


"Todo regalo verdadero es recíproco. El que da no se priva de lo que da. Dar y recibir son lo mismo" (Borges)

Creative Commons License

Salvo indicación expresa, todos los contenidos de esta página están sindicados bajo una licencia Creative Commons. Puedes usarlos y modificarlos, siempre que no se haga con fines comerciales y se cite al autor.